martes, 15 de febrero de 2011

EL TRATAMIENTO DE "PLASMA SANGUÍNEO" EN EL USO DE LA BELLEZA Y LA SALUD...


El mar tiene la misma composición del plasma sanguíneo...

*El tratamiento de "plasma sanguíneo" en el uso de la belleza y de la salud está indicado para la recuperación más rápida de lesiones de tejido óseo, muscular, tendinoso, piel y cartílago.

Desde hace unos años se viene utilizando los factores de crecimiento obtenidos por el método de plasma rico en plaquetas (PRP) y aplicados mediante mesoterapia (arrugas, elastosis, discromías), en inyección subdérmica (surcos pronunciados, depresiones cicatriciales, fibrosis), mezclado con grasa (como injerto) o en forma de coágulo plaquetario (en cicatrices para acelerar el proceso de cicatrización).

Podemos concebir los factores de crecimiento como el abono que fertiliza una plantación: Si quisiéramos plantar una tierra para cultivo deberíamos seguir los siguientes pasos: comenzaríamos con la retirada de las piedras, limpiaríamos o arrancaríamos las hierbas malas y, finalmente, eliminaríamos los parásitos y gérmenes infecciosos. Después procederíamos a arar la tierra para removerla y ventilarla. Seguidamente deberíamos enriquecer el suelo con fertilizantes y minerales y, así, cuando todo estuviera preparado, podríamos sembrar las semillas y, entonces, regar, abonar, esperar…para, finalmente, recoger la cosecha.

De la misma manera, cuando nos enfrentamos con una piel envejecida nuestro planteamiento no debe ser muy diferente: primero limpiamos la piel de impurezas y removemos (eliminamos) la capa córnea para su renovación, la hidratamos y nutrimos. A continuación, sembramos o provocamos la regeneración celular con factores de crecimiento (PRP), esperamos, estimulamos (mesoterapia, IPL)… y, finalmente, recogemos los frutos de nuestro trabajo: una piel hidratada, brillante y más joven.

Otra aplicación de interés en nuestra área es la utilización de PRP en el modelado y aumento de volumen, especialmente a nivel facial. Aunque todavía no se cuentan con estudios que nos lo confirmen, pero si se han podido constatar clínicamente un aumento de la sobrevivencia de los injertos de grasa asociados con PRP e, incluso, un aumento discreto de volumen y mejoría de la piel con la simple infiltración de PRP. Esto puede justificarse porque el aumento de la concentración de FC provoca una mayor y más rápida revascularización del injerto y un aumento de la multiplicación de las células pluripotenciales (abundantes en el tejido graso).

Su aplicación con la técnica de mesoterapia también ha demostrado ser de muy beneficiosa. La mesoterapia ocupa un lugar destacado en el arsenal de las terapias preventivas del envejecimiento facial. Es una técnica de administración local de medicamentos (seguros y en dosis mínimas) que consiste en la aplicación de múltiples microinyecciones en la dermis lo cual permite salvar la barrera córnea cutánea.

Puesto que una de las más importantes manifestaciones del envejecimiento cutáneo es la aparición de las arrugas, la aplicación mediante mesoterapia de factores de crecimiento solos o combinados con otros fármacos nos permitirá aportar principios activos que activan la regeneración celular de la piel -especialmente de queratinocitos de la capa basal y fibroblastos -y estimulan la producción de glicosaminoglicanos, fibras colágenas y elásticas necesarias para sustituir las estructuras alteradas.

En resumen, podemos decir que los factores de crecimiento FCE regulan la remodelación de la epidermis y de la dermis y tienen una profunda influencia sobre la apariencia y textura de la piel.

Se ha comprobado que la aplicación tópica, o la inyección subcutánea de FCE produce fuertes cambios sobre la piel envejecida: restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor, recupera la consistencia elástica, mejora la afluencia vascular, estimulando las secreciones e incrementando la tersura y apariencia de la piel. Por otra parte, el engrosamiento nunca sobrepasó los límites normales de la piel joven, lo que demuestra su carácter regulador. El uso de PRP permite, por tanto, un tratamiento con tejidos del propio paciente (sangre centrifugada) prácticamente exento de riesgos y que puede ser realizado, en la mayoría de los casos, de forma ambulatoria.

¿QUÈ ES LA TÈCNICA DE REGENERACIÓN TISULAR CON PLASMA SANGUÍNEO?

La técnica de REGENERACION TISULAR con plasma enriquecido en factores de crecimiento (explicada de forma muy breve) se basa en la extracción de unos pocos centímetros cúbicos de la sangre del paciente poco antes de la intervención quirúrgica, y su posterior preparación en laboratorio.

La sangre se centrifuga en medio estéril, obteniéndose la separación de la serie roja (glóbulos rojos), y de varias fracciones de plasma sanguíneo.

Una de estas fracciones del plasma sanguíneo es muy rica en factores de crecimiento, y será la que el cirujano utiliza (previa coagulación) introduciéndola en el campo operatorio preparado, en la zona elegida para potenciar la optima cicatrización.

En Cirugía Estética por ejemplo, para evitar al máximo los posibles riesgos y complicaciones que pueden aparecer después de la intervención, se efectúan estudios preoperatorios personalizados antes de cada intervención, que permiten seleccionar al paciente sano y que va a reaccionar adecuadamente; pacientes con problemas de coagulación o la tensión arterial alta (hipertension arterial) tienen un alto riesgo de desarrollar complicaciones como sangrado post-operatorio y formación de colecciones de sangre o hematomas, por otro lado, pacientes con alteraciones de la cicatrización por enfermedades como la diabetes, por déficits nutricionales o por ser fumadores, tienen un alto riesgo de desarrollar problemas de la cicatrización, como la dehiscencia de las cicatrices, necrosis (perdida de vitalidad de tejidos), infección y intolerancia al material de sutura.

La REGENERACION TISULAR expresan los especializados en esta área, que aún con plasma enriquecido en factores de crecimiento no se puede asegurar al 100% que la cicatrización sea perfecta (ya que el proceso de cicatrización depende de cada paciente) pero si les permite asegurar que dicho paciente dispone de todos los medios y los factores necesarios para poder cicatrizar de la manera mas adecuada posible.

EL USO MÉDICO DE LA REGENERACIÓN TISULAR CON PLASMA...

Actualmente, REGENERACION TISULAR con plasma enriquecido en factores de crecimiento es utilizada ampliamente en:

· Cirugía Maxilofacial: para ayudar la fijación de los soportes roscados en el hueso de los implantes dentales que se colocan en el maxilar y en la mandíbula,

· Cirugía Ortopédica y Traumatología: para regenerar lesiones de los ligamentos de articulaciones como la rodilla, el hombros, etc...

· Cirugía Plástica y Estética: para optimizar la vascularización y permanencia de los injertos (de piel, de tejido graso, de cartilago, o de hueso), para facilitar la cicatrización de zonas especificas (colgajo abdominal en la abdominoplastia, colgajo cutáneo en el lifting facial, o de cicatrices en cualquier zona del cuerpo.

CONCEPTO DE PLASMA SANGUÍNEO:

El plasma es una mezcla compleja de proteínas, aminoácidos, carbohidratos, grasas, sa­les, hormonas, enzimas, anticuerpos y gases disueltos. Es muy ligeramente alcalino, con un pH de 7,4. Sus dos principales constitu­yentes son el agua, (90 a 92 %), y las proteí­nas (7 a 8%). La concentración de glucosa (0,1 %) y la de sales (0,9 %) son muy pequeñas, pero se mantienen notablemente constan­tes. Mientras la sangre circula pasando por las células somáticas, su plasma constantemen­te recibe y entrega una amplia variedad de sus­tancias. Sin embargo, la composición de la sangre se mantiene relativamente constante; cualquier variación de la misma hace que uno o más órganos del cuerpo respondan restau­rando el equilibrio normal.

El plasma contiene varios tipos diferentes de proteínas, cada una de las cuales tiene funciones y propiedades específicas. ‑El profesor E. J. Cohn, que ideó métodos para separar las proteínas plasmáticas, demostró que éstas son el fibrinógeno, las alfa, beta y gamma globulinas, la albúmina y lipoproteínas. El fibrinógeno es una de las proteínas que intervienen en el proceso de la coagulación; la albúmina y las globulinas regulan el contenido de agua de las células y los líquidos corporales. La fracción gamma globulina es rica en anticuerpos que dan inmunidad para ciertas enfermedades infecciosas, tales como el sarampión y la hepatitis infecciosa. Actualmente se emplea la gamma globulina humana purificada en el tratamiento de dichas enfermedades. La presencia de estas proteínas hace que la sangre sea aproximadamente 6 veces más viscosa que el agua. Las moléculas de las proteínas plasmáticas, que son demasiado grandes para pasar con facilidad a través de las paredes de los vasos sanguíneos, ejercen presión osmótica y desempeñan un papel importante en la regulación de la distribución del agua entre el plasma y el líquido intersticial.

Fuentes de investigación:

http://www.alipso.com/monografias/la_organizacion_del_cuerpo/

http://www.drsunol.com/factorescrecimiento.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada